Yo y la tecnología, como parte de una minoría marginada

Carolina nos cuenta con su lenguaje y estilo cómo utiliza la tecnología en una realidad de vida llena de necesidades y lucha cotidiana

Hola. Primero voy a contarles un poco sobre mi. Me llamo Carolina tengo veintiséis años, mi familia es bastante grande. Vivo con mis peques (tres niñas), mi pareja y mis cuñaditas adolescentes. Formo parte de: “La familia de la calle”. La familia de la calle es un grupo de amigos donde hay gente de calle (en situación de calle) y gente que no es de calle que nos juntamos para poder aprender de temas que no conocernos y muchas cosas más.

Conocí a la familia de la calle hace aproximadamente siete u ocho años atreves de una chica que compartíamos ranchada (lugar con vivencial que compartíamos en la calle). Me gusto y empecé a participar porque me sentía identificada, cómoda  y sentía que había gente de mi misma clase social y que me podían entender.

Muchas veces por necesidades en nuestras vidas tenemos que hacer trámites en el gobierno y diferentes instituciones. Hoy todos los trámites son online y son muy complicados cuando tenés un celular que no es muy avanzado y desconoces de ciertos temas como las páginas web. No siempre sabemos dónde o como empezar a buscar y por qué.

Son fáciles pero ahí (pero hasta ahí nomás). Más cuando el celular no es muy bueno que digamos. En mi caso siempre recurría a mi amigo Jugo Loco (Nombre de calle de Gustavo). A lo primero, nos reuníamos y me ayudaba con los turnos para realizar los trámites en persona. Los trámites llevan tiempo. Sacábamos los turnos y hacia los tramites con ayuda de él. Era como si fuéramos a sacar un turno en lo de Jugo Loco ( a la casa de Jugo Loco). Muchas veces para sacar turno de trámites de ANSES jajaja.

Los tramites online son complicados y cuando no entendemos alguna, cosa en la familia de la calle hacemos talleres (actividades culturales, de reflexión y educativas). Los talleres nos sirvieron porque así deje de preguntarle a Jugo muchas cosas. Ahora cuando necesito saber algo y le pregunto, el me contesta: – googleaaaa -. No es lo mismo hacer tramites en un celular que hacerlos de una computadora. El celu se tilda. Tenés que cargar crédito para hacer el trámite. Cuando entrás a las páginas siempre hay muchas cosas y cuando uno no conoce no siempre finalizamos con lo que empezamos, solo por el hecho de no saber.

La pandemia nos obligó a hacer nuestras actividades vía WhatsApp (talleres y asambleas). Fue una linda experiencia lástima que no siempre teníamos la posibilidad de participar por problemas económicos. Es lindo, muy lindo participar, ya que los talleres es para que podamos aprender y llevar las cosas que aprendemos a la práctica. Como por ejemplo: el taller de organización. Fue algo que en mi, particularmente me ayudo un montón. La verdad que mi organización era un desastre y se me mezclaban los tiempos. No llegaba hacer las cosas, cancelaba algo para poder hacer otra y lo peor que muchas veces quedado mal con gente que me comprometía.

En uno de los talleres por whatsapp sobre internet, por ejemplo aprendí que el internet es un conjunto de redes donde va y viene la información. Con el internet podes hacer muchas cosas, es como una mini agenda, diría yo. Puedo buscar, guardar información, escribir, estudiar y ver videos para capacitarme. También aprendimos a mandar información como link o como texto (ya que antes compartían capturas de pantalla). Muchas veces cuando buscamos información salen muchas cosas que están vinculadas o parecidas y es difícil saber cuál es la que necesitamos.

Hicimos otros tipos de talleres, sobre nosotros (la familia de la calle) como por ejemplo: “Que es ser normal”… ya que muchas veces no nos sentimos que encajamos con la sociedad, ya que a los de la calle nos discriminan, así también como nosotros vemos diferentes a los de clase alta.

¡El uso del celular en mi familia es complicado! Más cuando tenés solo un dispositivo (celular). Como sabemos la pandemia nos obligó a estar más conectados con el celular a través de aplicaciones, redes sociales y whatsapp. En mi caso, con mis tres nenas, y dos adolescentes más,  mi trabajo y mis estudios, es como que mi celular pidiera: -¡AUXILIO!-. Es muy complicado, porque aparte de todo esto soy mama y tengo que hacer las cosas de la casa. Fue una rebelión para mí cuando en mi celular y tenía que llevar cuatro materias en cuatro grupos diferentes. En dos grupos tenía las materias de trabajo de salud y neonatología; en otros: lengua y literatura. Además un grupo para ingles, otro para cívica y el grupo de la clase. Para el cole de mi nena más pequeña tengo un solo grupo de sala lila y  en el grupo de mis dos nenas mas grandecitas.

Bueno, tendría que contar que por mis situación económica también me las rebusco por medio de whatsapp, en el cual tengo más de 5 grupos de compra, venta y trueque, para poder vender las cosas que no uso o intercambiarlas por algo de mi interese. ¡El celular es una herramienta de trabajo y también de comunicación! Estoy todos el día escuchando como suena mi celular mientras cocino, limpio, trabajo y durante lo que tenga que hacer.

Acerca de Carolina Cardozo 1 Article
Integrante muy activa de la agrupación “La familia de la calle”. Co-administradora de la página de facebook de la familia de la calle.

7 Commentarios

    • Gracias x compartir tu experiencia de vida!! Es emocionante saber cómo se puede salir adelante cuando hay voluntad y alguien que acompaña!!

  1. ¡Felicitaciones Carolina!, un ejemplo de superación y de acción transformadora. Poner en palabras tus experiencias, emociones y sentimientos transforma realidades. Muchos se sentirán impulsados, otros interpelados y se generarán nuevas posibilidades antes inexistentes antes de tu publicación. El mundo tiene hoy otra ventanita abierta al cambio gracias Vos. Te mando un gran abrazo

    • Gracias por compartir tu historia Carolina, es importante poder ver otras realidades diferentes a la nuestra para poder comprender mejor a personas en situaciones de calle que día día van superando obstáculos como son el manejo de la tecnología.

  2. Mucho coraje, muchas ganas de aprender, mucho amor a la familia y un consejero que se juega por sus prójimos. Eso es vivir la vida con ganas!!

  3. ¡Qué buen testimonio y diario de pandemia! Sos una excelente administradora de la tecnología y del tiempo, con esa dedicación y ganas sin dudas vas a seguir aprendiendo sobre todo lo que te interese. ¡Gracias por compartir tu relato!

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*