Las máquinas como extremidades de los empresarios y su grupo de conveniencias. (Primera Parte)

Las máquinas como extremidades de los empresarios

Este artículo busca poner en evidencia que los autómatas mecánicos llamados robots utilizados en sistemas de producción y servicios son extensiones mecánicas de las extremidades de los empresarios y sus grupos de conveniencias.  Es decir, son miembros externos articulados que cumplen funciones de locomoción, vuelo o manipulación de objetos. Refutando que los robots sean entes con características humanas e independientes del empresariado. Afirmando también que los lobbies que buscan consolidar el concepto de humanidad de los robots solo buscan generar una profilaxis del empresariado ante reacciones de la opinión pública, los trabajadores y sindicatos en defensa de los derechos de empleados, obreros y sectores marginados.

Principios básicos de la teleoperación.

La teleoperación como extensión de una articulación.

La teleoperación es la prolongación de las capacidades sensoriales y de destreza humana que modifica o gobierna un entorno u objetos, sus cualidades, características, sus condiciones en un espacio distinto, remoto, separado o aislado. Si bien, el ser humano siempre ha utilizado medios de teleoperación como puede ser un simple palo o pinzas, a mediados del siglo veinte comenzó el desarrollo y el aumento de la complejidad de estos mecanismos. En principio se trató de aplicaciones para la manipulación de sustancias peligrosas. Se construía una pared aislante, un mecanismo llamado maestro que tenía como función transferir los movimientos de un operador a otro mecanismo llamado esclavo, el cual interactuaba con los contenedores de las sustancias peligrosas en el sector aislado. Poseía una serie de mecanismos ópticos que permitían al operador la visualización de los movimientos realizados por las terminales del esclavo.

Las máquinas como extremidades de los empresarios
Raymond Goertz – Argonne National Laboratory

El Ingeniero mecánico Raymond Goertz fue pionero en el diseño y realización de mecanismos para la teleoperación. En 1948 construyó el primer manipulador teleoperado mecánico llamado M1. Este sistema reproducía con precisión los movimientos de la mano de su operador a una pinza en el extremo del mecanismo esclavo. Los movimientos entre maestro y esclavo se reproducían eje a eje de manera tal que los movimientos de ambos extremos eran idénticos.

Una de las principales motivaciones para el desarrollo de sistemas teleoperados fue el de la manipulación de productos radiactivos. El concepto de aislación radiactiva por medio de una barrera y la manipulación del material dentro del recinto contaminado comenzó a tomar auge.

El control bilateral de teleoperación.

El control es bilateral cuando el mecanismo esclavo realimenta a través del maestro las sensaciones al operador. Reflejándose las fuerzas de contacto en el esclavo a las manos del operador. Su aplicación en la industria busca la precisión de los movimientos ejercidos por el operador y la eficiencia en los objetivos a lograr en la manipulación de objetos.

Teleoperación con traducción de órdenes y comandos.

En los sistemas que nombramos anteriormente, el sistema reflejaba directamente los movimientos de las articulaciones del operador. Con la inserción de circuitos de control electrónico, en especial con microprocesadores, tanto el maestro como el esclavo comenzaron a ser diseñados con la capacidad de interpretar ordenes o comandos. Sean verbales, escritas, por señas, por tipeo, por accionamiento de botoneras o pantallas táctiles por ejemplo, los distintos sistemas pueden descifrar las órdenes del operador y transformarlas en acciones o secuencias de estas, con o sin intervención local.

Robots semiautónomos con telecomando.

En este caso, el operador puede ingresar al sistema de control maestro órdenes de alto nivel, las cuales por medio de su transmisión e interpretación por el robot semiautónomo le permite realizar tareas y operaciones automáticas preestablecidas. De esta manera, se implementan comandos de alto nivel que virtualizan el procesamiento de las actuaciones. Desvinculándose físicamente aún más la relación entre el operador y el actuador final a través de la barrera de distanciamiento.

Robots y sistemas distribuidos con control por redes.

Las máquinas como extremidades de los empresariosHoy día, las redes pueden ser cableadas o inalámbricas y pueden vincular según su diseño e instalación puntos locales como remotos. Por las mismas pueden realizarse comunicaciones bidireccionales que intercambien tanto información como comando, formándose inclusive túneles de conexión entre diferentes puntos. Esto permite enviar comandos u órdenes como así también información multimedia. Para los sistemas de control un tema muy importante son los retardos de propagación de la información realimentada. Sobre la red física pueden montarse diferentes capas y túneles para la interconexión de nodos de operación y/o accionamiento automático y con o sin inteligencia local. También porque algunos puntos pueden no ser interconectados y formar parte de los sistemas de accionamiento que interaccionan con el sistema. En todos los casos, el telecontrol esta instrumentado a través de barreras que desvinculan el operador de los nodos.

En los sistemas de control se seleccionan sensores de medición, actuadores, sistemas de procesamiento pudiendo formar una red de adquisición de parámetros sensoriales y de actuación que actúan tomando decisiones según lo estipulado y ordenado por los principales interesados los empresarios, CEOs y demás personas que conforman el núcleo que les da soporte.

La utilización de la robótica y automatización en los emprendimientos comerciales.

La tecnología utilizada en el marco de las leyes y dogmas del mercado, y la producción deshumanizada donde no hay espacio para la liberación de la misma, es utilizada por las empresas como un medio para la disminución de costos laborales. Buscan prescindir de los mismos y así disminuir los conflictos al prescindir del ser humano en los procesos productivos, basándose exclusivamente en la competencia y la maximización de las ganancias.

La teleoperación tiene una gran utilidad en situaciones donde puede ponerse en riesgo la vida humana, en situaciones de rescate, supervisión, y como ya vimos en la manipulación de sustancias tóxicas o radiactivas, como así también en ambientes de riesgo.  Estas son aplicaciones que como centro tienen la salvaguardia de la vida humana y su integridad.

Sigue leyendo la segunda parte de esta nota

Acerca de Gustavo Reimondo 124 Artículos
Coordinador de Tecnología Humanizada. Coordinador del proyecto Realidad Empoderada. Un proyecto de realidad virtual para la concientización en una praxis solidaria. Miembro del grupo: "La familia de la calle", organización conformada por personas indigentes y no indigentes en una relación igualitaria. Coordinador de proyectos de Infraestructura Física de Telecomunicaciones. Experto en Robótica, Instrumentación & Control, IoT, Sensórica y sistemas microcontrolados.

Sé el primero en comentar

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*