Buenezas para tu cocina saludable

Raíces, hojas, frutos, semillas y flores

Yuyo: proviene del quechua yuyu, se aplica a las hierbas tiernas y comestibles, también a las hierbas condimentarias. En este artículo rebautizamos como buenezas a las malezas comestibles, ya que se da la paradoja de que en ciertos lugares se las elimina, mientras que en otros, se las recolecta como alimento y hasta se las cultiva y exporta.

Los yuyos, no son solo el modo en que nuestros pueblos originarios llamaban al alimento, sino un indicador de cómo está el suelo, qué está necesitando y cómo se relaciona determinada planta con nuestra salud. Porque el alimento, ya sabemos, es también medicina. De ahí la importancia de los huertos orgánicos familiares como espacios de crecimiento, abastecimiento y preservación de especies locales silvestres.

De las 50.000 especies vegetales potencialmente comestibles, la población mundial basa su dieta en 110. Tres cereales son los relevantes en la alimentación mundial: trigo, arroz y maíz. Esto significa que existe un porcentaje amplio de especies comestibles locales y no comerciales que no es tomado en cuenta por los modelos de alimentación, producción o comercialización dominantes, que ejercen una influencia estandarizante en nuestros hábitos y preferencias de consumo.

Este contexto, en el que se reduce el conocimiento de los ecosistemas locales, propicia en varios casos el deterioro de los saberes y las prácticas culturales de los consumidores, lo que puede conducir a que se ignore la biodiversidad local a través de la supresión de especies. La recuperación de alimentos locales poco valorados como las verduras silvestres, es una alternativa ante la homogeneización alimentaria por su valor nutricional, cultural y biológico.

Acerca de los yuyos o buenezas:

En el Cono Sur de Sudamérica se conocen cerca de 500 yuyos comestibles, varios de las cuales no sólo son tanto o más apetitosas que las plantas cultivadas sino además, más nutritivas.

Algunas plantas como avena, acelga, colza, achicoria, rúcula, centeno, fueron malezas hasta que el hombre aprendió a cultivarlas. Pero quedan muchas otras que han sido olvidadas y que merecen ser consideradas.

Frases para pensar y llevar a la práctica:

La humanidad se alimentó de hierbas silvestres durante millones de años. Los últimos 10.000 años lo hemos hecho en base a la agricultura.

Por qué hemos perdido toda esta sabiduría?

  • Es importante consumir plantas silvestres porque permiten comer sano, prevenir enfermedades, aportan más nutrientes que las que se encuentran en el supermercado y son gratis
  • Nuestro paladar ha olvidado los sabores sencillos de la Naturaleza.
  • Las plantas espontaneas nos aportan su energía vital y su clorofila, oxigenando nuestras células y alcalinizando todo nuestro organismo, cocinemos con ellas.
  • Recorre tu jardín, tu barrio; reconoce correctamente los yuyos que hay allí.
  • Se puede tener “un botiquín vivo” y no depender tanto de la industria del medicamento.
  • Deja un espacio cercado en el jardín para que las plantas espontáneas crezcan, reconócelas ya que algunas de ellas son comestibles. Cada nueva planta que aprendamos a reconocer y apreciar será un motivo más para tratar con respeto la naturaleza.

Los yuyos pueden complementar las cosechas de la huerta, con economía y con salud. Nosotros consumimos lo que adquirimos en los mercados y supermercados, creyendo que esto es todo lo que podemos comer, en realidad podemos encontrar en el huerto jardín nuestro alimento diario y de calidad nutritiva superior.

Nuestra salud no puede estar separada de lo que comemos, decimos, hacemos y pensamos.

Curar la tierra y purificar al espíritu humano son un mismo proceso”, Masanobu Fukuoka

Nombre común de la planta, nombre científico y su parte comestible:

Para obtener más información de la lista que se detalla a continuación, así como cualquier otra especie botánica de interés, es muy importante buscar por su nombre científico, ya que los nombres comunes o populares varían con la región o el país.

  • Diente de León o Amargón (Taraxacum officinale): hojas jóvenes y flores en ensaladas. Hojas más viejas en tartas, salteados, tortilla, infusión. Se acompañan tanto frescas como cocidas con otras verduras. Raíces hervidas o secas y luego tostadas se utilizan como sucedáneo del café. Con sus flores se realiza una especie de miel.

  • Achicoria, Achicoria Amarga (Cichorium intybus): hojas jóvenes y flores crudas, en ensalada, acompañadas con otras verduras. Hojas no tan tiernas se le da uso similar a la acelga también se prepara con otras hortalizas. Raíces hervidas o secas y tostadas como sucedáneo del café.

  • Mastuerzo, Quimpe, (Coronopus didymus): hojas crudas en ensaladas integradas con otras hojas.

  • Ortiga (Urtica dioica, Urtica urens): hojas y tallos tiernos hervidos en diferentes preparaciones mezcladas con otros productos de la huerta. Se puede realizar sopas, tartas, salteados, guisos, tortilla o en infusión.

  • Verdolaga (Portulaca oleracea): hojas y tallos tiernos crudos en ensaladas o en guisos, sopas, tortillas conjuntamente con otros ingredientes hortícolas.

  • Taco de Reina, Capuchina (Tropaeolum majus): hojas y flores crudas acompañando la ensalada. Sus semillas en estado inmaduro (verde) se preparan como si fueran alcaparras en sal muera o en vinagre.

  • Topinambur, Tupinambo, Aguaturma, Alcachofa de Jerusalén, Papa chanchera (Helianthus tuberosus): tubérculos crudos (rallados o cortado en rodajas en ensaladas) o cocidos (sopas, guisos, salteado), como sustituto de la papa.

  • Llantén, Siete Venas (Plantago sp): hojas tiernas crudas en ensaladas, hojas más desarrolladas cocidas en forma de tartas, tortillas, salteados, sopas o en infusión. Se combinan siempre con otras verduras cultivadas y/o silvestres.

  • Borraja (Borago officinalis): hojas cocidas, guisos, tartas, tortillas, salteados, sopas. Las hojas se deben incluir en la preparación en baja proporción. Flores en ensaladas o en infusión.

  • Cerraja, Planta Lechera, Planta de los Canarios (Sonchus oleraceus): hojas tiernas crudas en ensaladas, hojas viejas cocidas en forma de tartas, sopas, salteados o en infusión. Siempre acompañada de otras especies.

  • Lengua de Vaca (Rumex crispus): hojas tiernas crudas en ensaladas. Hojas viejas cocidas (tartas, sopas, guisos). Consumir con moderación ya que aportan oxalatos a la dieta y esto puede traer problemas con la aparición de cálculos.

  • Bolsa de Pastor (Capssela bursa- pastoris): hojas crudas y brotes frescos en ensaladas, acompañada de otras hojas, frutos y raíces.

  • Hinojo Silvestre (Foeniculum vulgare): hojas y flores crudas en ensaladas. Semillas en infusión, jarabes, licores (sabor anisado).

  • Huevo de Gallo o Uvita del Campo (Salpichroa origanifolia): se consumen los frutos en jugos, mermeladas, helados y para todo lo que se utilizan las uvas comunes.

  • Hojas de Remolacha (Beta vulgaris): en ensaladas, sopas, guisos, tortilla, buñuelos, omelettes, jugos, tartas o salteada con otras verduras.

  • Hojas de zanahorias (Daucus carota): en ensaladas, sopas, guisos, tartas o salteada con otras verduras.

  • Hojas de Rabanito (Raphanus sativus) y Nabos (Brassica rapa): salteadas, en ensaladas, buñuelos, tartas y sopas

  • Fruto de la Anacahuita. Pimienta de los Pobres o Pimienta Rosa (Schinus molle): se usa el fruto seco como pimienta.

  • Fruto del Mburucuya (Passiflora sp): Con sus frutos se pueden preparar jugos, mermeladas o jaleas.

  • Semillas de Amapola (Papaver sp): ingrediente en panadería y repostería.

Algunas Flores comestibles que se pueden incluir en las ensaladas:

Flor de Ciboulette (Allium schoenoprasum)

Flor de Pensamiento (Viola sp)

Flores de Albahaca (Ocimum Basilicum)

Flores de Caléndula (Calendula officinalis): se consumen los pétalos en ensaladas. También se utiliza para dar color como sustituto del azafrán en varias comidas. Se realiza infusión y aceite.

Flores de Violeta (Viola odorata):

Flor de Romero (Rosmarinus officinalis):

Flor de Zapallo (Cucurbita sp): se consumen en forma de milanesas, rellenas, salteadas, sopas.

BUEN PROVECHO

“Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”, Hipócrates, 460 a.C

Acerca de Fernando Queirós Armand Ugón 1 Article
Es Ingeniero Agrónomo, egresado de la Universidad de la República en 1994. Trabaja en Agricultura Orgánica desde el año 1992. Se ha desempeñado como docente, investigador en agroecología. Ha participado en numerosos, cursos, congresos, jornadas, seminarios a nivel nacional e internacional. Ha realizado asesoría técnica en Horticultura, Fruticultura, Hierbas Aromáticas y Medicinales Orgánicas. Ha sido expositor en varios simposios latinoamericanos, así como en todo el territorio nacional. Es docente de cursos - talleres de: “Huerta Orgánica” (Básico y Superior), “Cultivo Orgánico de Hierbas Aromáticas y Medicinales”, “Plantas, Alimentos y Salud”, “Plantas para la Salud: Como Utilizar las Plantas y la Alimentación para Prevenir y Curar Enfermedades”, “Botiquín Natural, Sanarnos con Plantas. Sembrando Salud”. Se ha desempeñado como inspector de la certificadora URUCERT por espacio de 10 años. Participó del Programa de Agroecología de Ceuta (Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas). Integró la asociación cooperativa de técnicos especializada en asesoramiento a la producción orgánica, Instituto de Asesoramiento Técnico Orgánico (IATO). Es socio fundador de APODU (Asociación de Productores Orgánicos del Uruguay) Trabaja para la Herboristería Botica del Señor. Es autor de varios artículos técnicos y publicaciones a nivel nacional e internacional. Es autor y co-autor de los siguientes libros: “Huerta Orgánica Selección de Lecturas”, “Cosecha Ecológica en el Campo y la Ciudad”, “Agricultura Agroecolócia - Orgánica en el Uruguay. Principales Conceptos, Situación Actual y Desafíos”. Co-Autor de la Colección de 15 fascículos editados con el diario El País: “Especies Medicinales y Aromáticas Usadas en Uruguay”. Asesoramiento técnico en el capítulo Hierbas Medicinales que es parte del libro “Especies Medicinales y Aromáticas Usadas en Uruguay” de Alejandro Sequeira. Asesoría y corrección técnica del libro “Huerta. Calendario ilustrado” de Alejandro Sequeira.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*