ARTE Y TIERRA, y la aplicación del análisis Geobiológico

Somos Arte y Tierra, un colectivo de personas que sembramos semillas para la transformación de conciencia en nuestras vidas y que desde hace 7 años venimos compartiendo en países de Latinoamérica y Europa una nueva forma de ser y hacer consigo mismo, la sociedad y la naturaleza.

Creamos hábitats ecológicos y saludables para el humano y su entorno, generando espacios de aprendizaje (Cursos, talleres vivenciales y virtuales, mingas, conferencias…) acerca de la bioconstrucción y agricultura orgánica, basados en una pedagogía transformadora que desarrolla el ser, nutriendo los lazos que lo unen a la comunidad y el planeta tierra, mitigando nuestra huella ecológica y construyendo vida en las 7 direcciones.

Actualmente sembramos también desde la Ecoescuela Tay Pichin de san Marcos Sierras, en la provincia de Córdoba, Argentina; propuestas educativas que fomentan el incremento de conocimientos sustentables y sociales en las comunidades locales; abordando temas en materia de bioconstrucción, permacultura, crecimiento personal y comunitario, generando así confianza, esperanza y unión entre los seres humanos y la tierra que habitamos. asociandonos con las escuelas primarias, escuelas alternativas, proyectos hermanos, y organizaciones afines; con el objetivo de proseguir con las regionales, provinciales, nacionales e internacionales en aras de un porvenir donde el mundo entero viva una realidad compartida de conciencias libres y existencia plena

Aplicación del análisis Geobiológico

“Hay viviendas que sin razón aparente transmiten angustia y malestar mientras que en otras por motivos no menos misteriosos se respira equilibrio y armonía, esto no tiene nada que ver con quienes la habitan y tampoco guarda relación alguna con el valor económico de los elementos que la conforman, se trata de algo diferente.

El emplazamiento, las paredes y la disposición de los espacios parecen estar cargados de un secreto potencial de ondas positivas o negativas. Todo el mundo conoce viviendas en las que nada sale bien, basta con instalarse en ellas para caer enfermo o enredarse en malos negocios, en ellas sucede algo que quebranta a las personas más saludables y a los optimistas más acérrimos mientras fracasan los proyectos más prometedores.

Hace solo 20 años este tipo de cosas no se reconocía, cuando alguien tenía la desgracia de topar con una casa de este tipo, o bien se trasladaba a otra o bien se llamaba -con absoluta discreción- a un especialista, que esperaba restableciera la buena salud del lugar. Era algo clandestino, aleatorio, que transmitía tufillo de brujería y de viejo oscurantismo.

Hoy en día ya no se considera que una casa así sea maldita, sino que simplemente está enferma.

Ya no se recurre a un brujo exorcista sino a un Geobiólogo, que ejerce a la luz del día y, sin artificios extraños ni rituales abracadabrantes, los más modernos instrumentos tecnológicos. Entre ellos hay arquitectos y médicos, y practican la radiestesia con conocimiento de causa. Durante los últimos decenios el péndulo y la varilla han sido objeto de trabajos científicos que han justificado su razón de ser.

La geobiología es, pues, una ciencia completamente nueva y avalada por los estudios que le dedican eminentes físicos, matemáticos y biólogos. Sus análisis son precisos y racionales, sus conclusiones, realistas, y sus resultados, tangibles.

Parte de la base de que todo ser vivo, desde el vegetal al hombre, se integra en un tejido vibratorio invisible que le influye en todos los aspectos. La geobiología trata de descubrir las secretas relaciones que hay entre la vida y el medio en el que ésta se desarrolla.

Desde la tierra que habitamos hasta el espacio cósmico en el que estamos inmersos todo incide sobre nosotros, para bien o para mal, la mayoría de las veces sin que seamos conscientes de ello. En otras palabras, el emplazamiento, suelo y subsuelo, la concepción, la construcción y la distribución de la casa, del lugar de trabajo, es decir de los espacios en los que pasamos la mayor parte del tiempo, pueden influir de modo determinante sobre la buena o la mala salud de sus ocupantes.”

Manual de Energías Telúricas,  de MIchel Moine y Jean-louis Degaudenzi, 1991

En Arte y Tierra aplicamos el análisis geobiológico desde la radiestesia como punto de partida ante el replanteo de cualquier proyecto, relacionando esta disciplina con la construcción de un edificio, y con objetivos específicos: asegurar su correcto emplazamiento y asegurar un impacto positivo en la salud de los seres que habitarán el lugar.

La geobiología está inmersa en ámbitos muy importantes de la vida, a través de investigaciones en el tiempo, se ha descubierto su relación con la ciencia, tanto como con las creencias filosóficas, condiciones biológicas de los seres vivos, e incluso muy íntimas de cada persona a nivel vibracional en función de su energía y su materia

Por un lado, es una disciplina que busca integrar la información tanto de organismos como de rocas para entender los procesos y orígenes de la vida; por ejemplo, se sabe que hace aproximadamente 2.500.000 de años, hubo un gran evento de oxidación, un cambio en las condiciones de la atmósfera, la cual estaba cargada de Co2, hasta el momento en que nuestra ancestra más antigua, la cianobacteria, empezó a hacer fotosíntesis, generando y acumulando oxígeno por toda la atmósfera hasta llevarlo a niveles que permiten hoy nuestra existencia, de esta manera el análisis geobiologico aplicado en laboratorio a dichas rocas atestigua este y muchos procesos de transformación desde el inicio de nuestra carrera evolutiva hasta nuestros días y la relación que existe entre todo

En esta imágen podemos observar en las líneas diferentes momentos donde la atmósfera, en color bordó por ejemplo nos revela la presencia total de Co2.

La geobiología es entonces la ciencia que estudia la correspondencia entre las energías de la tierra -radiaciones cósmico-terrestres- y las producidas por la actividad humana, y su incidencia en los seres vivos. En base al principio universal de los opuestos complementarios, yin y yang, esta ciencia evidencia como las radiaciones del sol y el cosmos (yin) generan variaciones en la radiación del planeta tierra (yang) de esa misma forma las radiaciones del planeta tienen un efecto sobre nosotros.

Ahora bien, así como existen las líneas imaginarias que determinan las longitudes y latitudes de la tierra, (meridianos y paralelos) existen otras llamadas líneas hartmann y curry (también las líneas Ley, líneas Hardrims y las fallas Tectónicas están implicadas en esto) las cuales arrojan a la vista las franjas de radiación horizontales que hay sobre el manto y corteza de la tierra; también existen radiaciones verticales, que emanan de las corrientes de agua subterráneas, y que especialmente en zona de cruces generan un campo subatómico, que muchas veces y siguiendo ciertas guías favorece por ejemplo apertura y conexión espiritual. Para muchas culturas ancestrales, chamanes y guías. algunos de estos cruces eran lugares de poder, lugares acumuladores de memoria, que pueden ser inspiradores, transformadores y potenciadores en función de su uso tanto para bien como para mal ejemplo de emplazamiento de una basílica paleocristiana antigua sobre venas de agua. Puesto que el agua es fuente de energía, allá donde se cruzan corrientes, se genera una energía muy intensa. Sobre ellas, la humanidad ha alzado a lo largo de la historia, templos y lugares sagrados para la oración

La influencia de estas redes telúricas en personas que habitan constantemente sobre ellas, se pueden traducir como generadoras de estrés y posteriores enfermedades, ya que el cuerpo está siendo saqueado constantemente por los protones que se liberan desde la corteza y que ascienden para alcanzar electrones que le faltan, los cuales despoja del cuerpo humano para obtener su equilibrio.

La geobiología se enfoca también en determinar la incidencia de las radiaciones naturales y de las radiaciones artificiales en los seres vivos, tiene la función de hallar soluciones que contrarresten, neutralicen y equilibren los ambientes nocivos causados por esas radiaciones, que actúan permanentemente sobre todo, a pesar de ser invisibles.

Las radiaciones naturales:

-Los humanos emanamos radiaciones de energía

-Desde el cosmos recibimos radiaciones GAMA

-Desde el sol recibimos distintos tipos de radiación, como los rayos visibles (que proporcionan luz), la radiación infrarroja, que brinda calor (IR) y la ultravioleta (UV) que se categoriza en:

  • Ultravioleta A (UVA) Radiaciones que atraviesan la atmósfera
  • Ultravioleta B (UVB) Mayor impacto en la zona del Ecuador
  • Ultravioleta C (UVC) No atraviesa la atmósfera

Las radiaciones artificiales (creadas por el humano):

-Antenas de telecomunicación, tecnologías de 3G 4G 5G, celulares, radios, microondas…

-En la medicina: las máquinas de resonancia magnética, máquinas de electrocardiograma, desfibriladores, rayos x…

-En la industria: todo tipo de máquinas relacionadas a automóviles, electrodomésticos, alimentos, indumentaria…

-Centrales de energías nucleares!

Podemos observar entonces que prácticamente todo lo que existe emana algún tipo de radiación, lo que buscamos es detectar cuales son y en qué medida son nocivas o benéficas para el bienestar y el correcto habitar de los espacios.

Esta influencia se evidencia en la naturaleza a través de la observación:

Se observa por ejemplo cómo los árboles que crecen cerca de un cruce o sobre las líneas hartman huyen de su influencia

La mayoría de los arbustos, árboles, vegetales y flores se ven afectadas por las radiaciones nocivas, evitan crecer en estos espacio, buscan salir del área de radiación ya que la permanencia en el tiempo sobre estos lugares les produce malformaciones y atrasos en su crecimiento..Caso contrario de algunos otros seres como las arañas, hormigas o demás insectos, los también son muestra viva de la influencia de estas ondas, mediante la observación es posible identificar su esquiva o atractiva relación; Los gatos por ejemplo, se sienten atraídos por dichos puntos, ya que les permite alcanzar un estado por el cual intercambia ondas de energía nociva que transforma, limpiando el campo energético del lugar, en otras palabras se podría decir que los gatos son, auténticos “reikistas”!

Ahora bien, históricamente se han localizado estas emanaciones de radiación para que los lugares destinados al descanso, punto de encuentro con otros planos de información, adoración o estudio sean diferenciados del resto, emplazando correctamente cuanto sea necesario y asegurando una relación óptima entre estas ondas telúricas y los seres del lugar

Esta información se obtiene a través de una práctica antigua, la radiestesia o rabdomancia, que nos acompaña desde hace miles de años, es un saber que habremos escuchado en muchas historias, en la mitología de pueblos originarios u otras grandes civilizaciones, también en historias bíblicas se hace alusión, aunque en ningún momento se nombra como tal

-El primer registro de esta práctica data del 2000 a.c (antes de la era común) en una estatua del emperador Yu durante la dinastía Hia, en el imperio chino, donde se encuentra con unas varillas de madera, con las que encontraba yacimientos mineros y venas de agua.

-Los egipcios también utilizaban varillas y péndulos que han sido encontrados en excavaciones.

-Según San Pablo, Moisés hizo brotar agua del desierto, solo con su bastón de almendro.

-Los Romanos utilizaban una varilla llamada “Littus”, considerado un instrumento de adivinación

-En 1520 en Austria se utilizaba para detectar minas de carbón y minerales, etc.

Así, desde la antigüedad se ha realizado el emplazamiento de templos o civilizaciones de acuerdo a un estudio geobiológico empírico dado por la observación del territorio, su flora y su fauna para de esa manera habitar en espacios saludables. Hoy en día sigue siendo una de sus funciones principales, el estudio de los territorios para el correcto emplazamiento de las viviendas, y la correcta elección de materiales que no sean nocivos a fin de conseguir una mejor calidad de vida y buena salud global

La vivienda es una entidad viva, una extensión del cuerpo físico, emocional y mental, por tanto creemos fundamental habitar una casa de tierra, el mejor hábitat para nuestra especie dada nuestra condición natural humana, mediante la radiestesia, técnica para hallar los cruces de aguas subterráneas, o demás presencia de energías y radiaciones, logramos reconocer y fijar los cruces, lo cual nos facilita el trabajo a la hora de diseñar el espacio a intervenir en general, esto acompañado de otros estudios de nivel bioclimático, geometría sagrada y diferentes técnicas de construcción natural que están estrechamente relacionados y son cada una, parte fundamental de un resultado exitoso

También la elección de los materiales puede ser favorable o desfavorable para cuando enfrentamos el momento de construir, hay ciertos materiales que poseen características  eficaces para protegernos de estas influencias, mayormente si son naturales, como la tierra o fibra de rocas, así como hay otros que intensifican la toxicidad y nos restan calidad de vida como el granito radioactivo o placas de fibrocemento

Durante los procesos de internado en formación integral en bioconstrucción destinamos la transmisión de estos conocimientos mediante clases teóricas, que sustentan y traen claridad a nuestras mentes, así como también mediante la práctica de las técnicas demostradas, y mediante la retroalimentación frontal entre talleristas y facilitadores, permitiendo así la expansión del conocimiento y la unión de los seres, con el propósito de llevar el buen vivir en nuestra vida, entonces, en materia de geobiología y radiestesia, ¿cómo podemos aprender a reconocer esta influencia y que podemos hacer para remediarlas?

De la misma manera que existen fuentes de radiación artificiales y naturales, existen instrumentos de medición: artificiales para detectar las radiaciones de distintos tipos, como el EME Guard, Electrosmog ESI o el más conocido, Gigahertz; y naturales, que somos nosotros mismos, los seres humanos, divinos, infinitos, quienes percibimos y somos sensibles a estas energías y podemos ser el canal de traducción de estos campos telúricos, en mayor o menor medida, esta forma de medición natural se logra practicando la radiestesia, que nos permite mediante la abstracción y conexión interior reconocer y obtener los resultados. Para lograrlo nos ayudamos de instrumentos como nuestra Intuición, la observación animal y vegetal, varillas y péndulo, horquetas de avellano, sauce o jarilla, biotensores, que facilitarán este proceso

Además también existen los armonizadores, los cuales son objetos de poder que ejercen fuerza protectora en los ambientes destinados que se ven afectadas por su posición, recordemos que esta información va más allá de nuestras creencias espirituales y filosóficas, todo tiene una razón de ser y una función específica, que, tras ser implementada realmente ampliará la visión que tenemos asimilada;

El Orgonite, por ejemplo, también conocido como generador de orgón o transmutador de energía es una estructura compacta y sólida elaborada con materiales que atrae, acumula, ordena y potencia la energía presente en la atmósfera de nuestro planeta, transformando las ondas electromagnéticas negativas y caóticas en energía vital, armonizada y en perfecta sintonía con la naturaleza, proporcionando así efectos biológicos reparadores sobre todos los organismos vivos, por lo que también es utilizado por científicos y terapeutas debido a sus beneficios en un amplio rango de aplicaciones alternativas

Este objeto está compuesto por el metal, que por su capacidad conductora, actúa como antena receptora, capta las ondas y señales electromagnéticas que nos rodean, éstas, son acumuladas por la resina mediante sus propiedades semi-conductoras. Con esta compresión “metal-resina” se logra que la energía sea estática lo que proporciona el tiempo necesario al cuarzo para que éste, gracias a su carácter piezo-eléctrico natural, al impregnarse de los electrones resultantes pueda generar todavía más electrones y transformar electromagnetismo desordenado en ondas ordenadas, vitales y positivas

También encontramos entre los armonizadores y elementos de poder, la jaula de Faraday, geometrías sagradas, aceites minerales y vegetales, carbón, sal marina, entre varios más, que podemos elegir según nuestro criterio para ocupar un espacio en nuestros hogares.

Esta disciplina y sus implicaciones, nos revela la capacidad de redescubrirnos como seres sensibles, intuitivos, perceptibles e ilimitados en cuanto a nuestras capacidades como especie, así como tantas otras que tenemos por descubrir, y están ahí listas para ser develadas y acercarnos a una comprensión más integral de la vida y la existencia en este plano, recordandonos quizá cual es la forma de vida más óptima que podemos o debemos llevar mientras estamos aquí, para nosotres y nuestro entorno más próximo, dandonos el acceso a información y herramientas para compartir con el mundo entero, creando bienestar a cada paso y día tras día. Creemos que podemos, creemos que estamos en un momento de reconocimiento cultural ancestral y que este tipo de prácticas nos acercan a la plena consciencia y transformación social global.

Si te interesa saber más del tema: Análisis Geobiológico y Radiestesia, ingresa en nuestra comunidad virtual y sé parte de nuestras propuestas.

¡Te esperamos!

“No debemos pensar que estas redes telúricas se encuentran en la naturaleza para dificultarnos la existencia. Posiblemente sin ellas no habría insectos, y puede que sin insectos no hubiese vida. Horadamos montañas, desviamos cauces, realizamos infinidad de vertidos, deforestamos bosques enteros, construimos en torrenteras, destruimos la capa de ozono, etc.; simplemente debemos ser respetuosos con la naturaleza, y no intentar adueñarnos de todo. Hay lugares que no han sido creados para nuestro uso y saltarnos todas las normas lógicas puede costarnos la salud y a veces la vida.” Radiestesia, La Percepción Olvidada, Epifanio Alcañiz

Acerca de Belixa Ortiz 1 Article
Integrante de Arte y Tierra desde el 2019, es puente entre el proyecto y las personas que desean acercarse a este tipo de vida alternativa, participa en obra, tanto como en planificación y en la dirección de la ecoescuela Tay Pichin. Tiene 25 años y es oriunda de la ciudad de Medellín, Colombia.

1 Comentario

  1. Hola
    Me gustaria encontrar un geobiologo en el area del eje cafetero. He comprado un lote y me gustaria que asesoria para saber cual es el mejor lugar para construir mi casa. Mi casa estara construida en um proyecto donde se construyen Tiny Homes, que practicamente son construidas en un voladero, o declive. Le comento este detalle por que la casa realmente no estara sobre la tierra directamente, sino sostenida por barras de hierro. Quedo al pendiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*