Arte & Tapa con Román Cura : El peso de la tecnología

Nadie  inventó  la  tecnología,  no  tiene  un  padre  o  una  madre.  Quizá  su gestación sea fruto del primero que pegó con un palo o del salvaje que se cortó las uñas para pegar mejor. No sabemos si tiene un principio bueno o malo o si su finalidad sea ayudarnos u oprimirnos, lo que sí sabemos es que es una herramienta capaz de modificar casi todo lo que involucre al humano incluso es capaz de modificar su vida y su existencia, también su esencia, su condición ante el mundo. Juega el rol de dios y a veces logra parecerse, lo que no puede ni podrá es jugar el rol de la naturaleza aunque se la vea constantemente provocándola y reemplazándola ineficazmente en algunos aspectos.

La tecnología no podría desarrollarse sin la organización de las sociedades y sin la necesidad de comunicación propia de las personas.

Lo triste y cotidiano es cuando ciencia y tecnología se sustentan de un mismo e inevitable eje: el beneficio económico, la avaricia y la ambición; cuando las respalda la propaganda, cuando discriminan, cuando no están en función a las necesidades de los habitantes del planeta pero nos hacen creer que sí para vendérnosla sin siquiera tener que comprarla; cuando terminamos creyendo que son fundamentales para la vida, para la felicidad o para el bien común, pero sólo nos dan para sacarnos el doble sin negociaciones y con el consentimiento de todos.

La evolución de la manipulación es también tecnología, tecnología de punta filosa que corta y se introduce en la voluntad del ser humano.

La tecnología es la coordinación de todos los conocimientos y técnicas hasta el momento  existentes,  no  puede  escapar  de  sus  posibilidades  concretas  de aplicación, las cuales están generalmente condicionadas por el financiamiento, el cual puede verse como lo que la hace posible o como lo que la limita. Quizá este sólo sea un axioma a partir del cual se desarrolló y evolucionó, y aunque hoy parezca imposible desatenderlo, un nuevo mundo más en comunión y beneficioso exista bajo un principio y fundamentación diferentes.

La energías renovables, por ejemplo, no son tecnología de vanguardia, hay que remover archivos y desempolvar tesoros para adaptarlas a nuestra era. Pero sólo surgirán cuando sean mejor negocio, cuando la contaminación comience a dar pérdidas a los que la comercializan o cuando los recursos estén agotados. No surgirán por el simple hecho de beneficiar a los habitantes o a las generaciones, deben primordialmente beneficiar y asegurar el poder a los dueños de casi todo.

El Banco Mundial de Semillas no existe para cuidar y conservar las variedades del  reino  vegetal,  sirve  para  monopolizarlo.  De  otro  modo  serían  ilógicas  las patentes o la existencia de un solo banco en todo el mundo.

La evolución de la tecnología o al menos la que se difunde es así como en la evolución de los videojuegos. (Los tomaré de ejemplo porque es claramente visible la manipulación o estafa). En el juego más famoso donde un hombrecito tiene toda una ciudad o varias para desarrollarse libremente, subir a cualquier vehículo, usar cualquier tipo de armas, juego que ya tiene varias versiones, se ve la evolución notoriamente desde el realismo de la imagen, cada una es más detallada con más posibilidades de acción. Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de versiones, se ve notoriamente que la evolución de una a otra está medida y contenida, de la primera a la tercera ya se hubiera logrado el realismo máximo pero prefieren ralentizarlo para año a año vendernos una versión superada. En una de las últimas se  ve  un  realismo  exagerado, sin embargo  los  brazos  parecen  dos  jamones geometrizados, sólo los brazos. Uno puede imaginar que en la siguiente tendrá los brazos acorde al resto de la imagen, como si no hubieran podido por algún motivo hacerlo bien en esa versión nos lo venderán en la próxima.

Esto sucede con las computadoras, celulares, y todo tipo de aparato tecnológico de consumo masivo. Una especie de ‘estafa legal’.

Pantalla para hoy

Pero no sólo nos estafan con el dinero, también nos estafan con el tiempo. Cuanto más tiempo le dedicamos a la tecnología en función de la distracción, más perdemos  y  más  ganan  los  dueños  de  esa  tecnología  aunque  no  podamos percibirlo.

Pero lo peor de todo es que mediante ella nos manejan las sensaciones, sentimientos, nos inyectan necesidades hasta entonces inexistentes, nos manipulan la voluntad con mensajes subliminales, con juegos psicológicos, con engaños.

La publicidad pasó a un nivel superior en cuestión de dominio de masas. Algunas propagandas se transformaron en notas ‘científicas’ engañosas.

En lugar de promocionar un producto para adelgazar difunden la sorprendente historia  de  la  alumna  universitaria  más  inteligente  del  mundo  que  inventó  tal producto dejando boquiabierta a los más grandes científicos en la materia. Quizá termines de leer la nota y jamás te des cuenta de que te estaban vendiendo un producto.

Cuando compramos un televisor una computadora o un celular estamos comprando todo el contenido que tienen para nosotros y recién pagamos la primera cuota.

Hoy, los dueños de esa tecnología, pronostican o amenazan que su evolución correrá por nuestra sangre y estará tatuada en nuestra piel. Es el mismo grillete sólo que en lugar de cadenas serán nuestras propias venas las que lo sostengan imposibilitando algún día deshacernos de su peso.

Acerca de Román Cura 1 Article
Artista chubutense, nació en 1973, vive en Trelew. A los 8 años comenzó a estudiar pintura con el maestro José Leopoldo Chatruc en el Bolsón, Río Negro. A los 15 años realizó su primera muestra (Trelew). Hasta el momento lleva más de 200 muestras realizadas en varias partes del país y el exterior. Se recibió de Dibujante Publicitario, Técnico y Decorativo a los 21 años en Córdoba, luego estudió 3 años el Profesorado de Artes Plásticas. Desde los 26 años vive exclusivamente de su producción artística. 2000- Fundó el taller de arte 'El Olimpo' en Córdoba. 2003- Fundó la galería de arte 'Un Lugar' en Trelew. 2005- Mural de la empresa Don Otto (400mt2) a partir del cual fue reconocido como muralista en todo el país, par ticipando en 15 encuentros nacionales, latinoamericanos e internacionales. 2008- Editó ‘Fábrica de esclavos’ su primer libro de poesía. En 2010 fue la última vez que participó en un concurso de arte ya que para ese entonces estaba dedicado casi por completo al muralismo, cuenta con un total de 13 premios y reconocimientos. Obtuvo primeros premios en las áreas de dibujo, grabado y pintura, segundo premio en pintura mural y una escultura suya fue seleccionada para el Fondo Nacional de las Artes para una muestra itinerante en todo el país. A los 30 años obtuvo el Gran Premio de Honor de Chubut el cual es el máximo galardón en las artes plásticas provinciales. 2012- Fundó el taller de arte 'El Faro' en Trelew. 2015- Realizó el primer Encuentro Nacional de Muralistas de Trelew. 2016- Editó el libro 'Planteo de Estructura de Observación Natural y Composición por Seguridad' (planteo teórico de composición visual). Desde ese entonces ha realizado varias charlas y presentaciones de la teoría en muchos lugares del país, entre los que se destacan la Universidad Nacional de Arte de Tucumán y la Escuela Nacional de Bellas Artes Pirilidiano Pueyrredón. 2020- Fundó junto a su esposa Sofía Esparza, artista plástica, muralista, pianista y compositora, la productora de animaciones artesanales Escuparraza. Ese mismo año guionó, dibujó y dirigió el largometraje 'El Filántropo…'

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*