Arte & Tapa con Mona Caron

Parte del mural, Mujeres Protectoras de Mona Caron.

Desde unas ediciones atrás hemos decidido poner arte a nuestras tapas. Habíamos contactado a la Artista Muralista y Activista Mona Canon. ¡Ellas nos respondió con una cálida respuesta!:

“Me parece algo lindo la publicación, me sentiría honrada si vuestros lectores están interesados en mi trabajo”.

Obviamente creemos que nuestros acompañantes en este camino de criticar y amar al mundo estarán muy complacidos con interiorizarse en las obras y los mensajes asociados a las mismas.

Mona es de nacionalidad Suiza pero está establecida en San Francisco. Utiliza el muralismo, la ilustración y la fotografía tanto en su arte como en su artivismo. Se focaliza en murales en espacios comunitarios de las ciudades. Ah creado murales en SudAmérica, Asia, Europa y EEUU. Con su proyecto: “Hierbas” ha hecho una gran cantidad de murales, como así también obras sobre el movimiento en las calles y divulgación de movimientos sociales y ambientales.

Nacida y criada en la región Centovalli de Ticino, Suiza, Mona debe su amor por la botánica y la forma natural al entorno natural de su infancia y las enseñanzas de su madre.

Su padre, el escenógrafo teatral quien también influyó en su preocupación por la influencia de un entorno visual en las emociones y la vitalidad humana.

Mona estudió literatura inglesa en la Universidad de Zurich antes de mudarse a San Francisco, donde asistió a la Academia de Arte de la Universidad, donde se graduó con honores de BFA en ilustración.

En los últimos años, a través de sus proyectos “Hierbas”, ha profundizado más intensamente en obras de arte que combinan la pintura con la fotografía, y la creación de animaciones murales y videos cortos

En esta edición compartimos su obra: “Mujeres protectoras”. Mona hizo obras para el apoyo a encuentros y acciones directas en la calle en apoyo a diferentes reclamos sociales.

Mujeres protectoras de nuestro hábitat en peligro de extinción.

Se trata de un mural en el centro de Quito, Ecuador, creado para elevar el perfil de 6 territorios indígenas amazónicos y 3 andinos y las mujeres que lideran su defensa contra la extracción de combustibles fósiles, proyectos mineros y leyes agrícolas que amenazan la soberanía alimentaria y borran la cultura ancestral.

El contexto y contenido del mural se determinó en reuniones, entrevistas, sesiones de cuentos y exploraciones en el Amazonas y en una pequeña comunidad andina cerca de Otavalo, realizada con protectores activistas y comunicadores indígenas de primera línea y Mona a través de la ayuda de miembros de Acción Ecológica, Tierra es Vida, Voces. Del Maís y Saramanta Warmicuna.

La obra del mural en sí fue realizada por Mona Caron en colaboración con Raúl Ayala, artista y activista de Quito. También recibieron ayuda de David Ceballos y los miembros de Minka Urbana. Las mujeres representadas en el mural son 6 mujeres originarias amazónicas y 3 andinas que fueron elegidas por sus bases durante las reuniones del concepto del mural.

El proceso de pintura vio la participación directa de las mujeres retratadas, cuando vinieron a detallar sus propias marcas faciales tradicionales en sus retratos. De izquierda a derecha en el mural, están: Zoila Castillo, Gloria Ushigua, Cristina Gualinga, Rosa Gualinga, Alicia Weya Cahuiya, Dominga Antún, Blanca Chancoso, Carmen Lozano, Josefina Lema.

La primera fase de la pintura se concibió como un trabajo artístico durante la conferencia de la ONU de Hábitat3 sobre desarrollo urbano sostenible, a fines de 2016, de la cual se excluyó a estos protectores de la tierra, el agua, las semillas y la cultura. El mural en curso se presentó después de una impresionante marcha y manifestación en el mural, rompiendo la «zona verde» impuesta alrededor de los sitios de la conferencia.

La segunda fase del mural en 2018 vio la extensión del mural hacia arriba, para cubrir los 50 metros completos del histórico edificio Girón, con imágenes del bien común defendidas por las mujeres: el agua, la tierra, el aire y la biodiversidad, así como el La integridad cultural y espiritual en juego en la defensa de su soberanía.

El contexto del mural

Las mujeres luchadoras se encuentran en las raíces de toda la vegetación, y mantienen, como estándares, los tallos de sus cultivos alimentarios más importantes: la yuca y el maíz. Detrás de ellos, el desierto se eleva, y desde su interior emergen imágenes de leyendas indígenas. Estas referencias a la cosmología de una tradición oral en peligro de extinción se colocan en una interacción con imágenes del mundo occidental moderno, interrumpiendo la magia con conexiones al aquí y al ahora.

La figura de una niña verde nacida del follaje representa una versión del mito de Nunkui, que una abuela shuar le contó una vez a Raúl Ayala. Era una leyenda sobre el origen del conocimiento del pueblo Shuar en las prácticas agrícolas y de forrajeo, y es una parábola sobre la importancia de la biodiversidad y la variedad en los cultivos, y sobre las consecuencias de la codicia y los peligros de depender de un solo cultivo para sobrevivir.

Por lo tanto, una diversidad de semillas cae de las manos de Nunkui, conectando la zona amazónica con el lado andino del mural, a la derecha de las ventanas, donde se encuentran las mujeres andinas que actualmente luchan contra la llamada «ley de Monsanto» …

La misma figura se desdobla en lo que puede interpretarse como la Pachamama, incluida la cultura andina dentro de esta imagen inspirada en la Amazonía. Además de las semillas de sus manos, también cae el igualmente precioso regalo de agua, que se filtra a través del bosque, y eventualmente irriga un pequeño paisaje agrario acunado por una hoja, y gotea sobre una ciudad de apariencia precaria, representada como literalmente sostenida por el bosque.

La pequeña ciudad contiene una Basílica de Quito simplificada, así como el mismo edificio Girón en el que se pinta el mural, junto con el tráfico que arroja el smog en frente de ella, llevando toda la escena a la ciudad contemporánea donde se encuentran los espectadores del mural, tan distante pero totalmente impactada por lo que le sucede a la naturaleza.

Manuela Dagua le contó a Mona una leyenda a la que se hacía referencia a oscuras en el interior del territorio de Sápara. Era sobre un ave nocturna que ellos llaman iluku, y es un mito de origen de la luna y de una enredadera de bosque ondulada llamada Ilukuchaka, «las escaleras del iluku».

Fue una ingeniosa parábola sobre las consecuencias de la avaricia y el subterfugio, explicando por qué se puede escuchar al pájaro iluku llorando tan tristemente en el Amazonas durante las noches de luna llena.

 

 


Fuentes:

https://monacaron.com
https://www.facebook.com/mona.caron.artist/

 

TECNOLOGIA HUMANIZADA
Acerca de TECNOLOGIA HUMANIZADA 15 Artículos
TECNOLOGIA HUMANIZADA tu editorial de Tecnología desde un contexto Crítico y Humanista.

Sé el primero en comentar

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*