Arte & Tapa con Marcos Lucitano. Su obra: «Represión del gobierno chileno». Ser víctima en primera persona

Soy Marcos Quezada Muñoz, en el mundo de las artes me llaman Lucitano y pinto desde el alma, desde lo más profundo del ser, no cargo con la academia (universitaria), no tengo estudios académicos y por lo mismo no tengo límites a la hora de crear.

El arte me ha permitido apartarme del materialismo, de la soberbia humana, me dió otra oportunidad para sobrevivir en un planeta lastimado, manoseado y torturado por el 10% más rico de éste. Hoy les presento una obra. Esta lleva trazos simples y llenos de emociones, cargada con tintes de una realidad no tan hermosa como quisiera.

La pintura habla de la represión que hoy vive el pueblo chileno. Cómo las fuerzas armadas y de orden público torturan a la gente tanto psicológica como físicamente.

Hoy chile vive bajo el mando de la dictadura y al que tiene por oficio llevar el arte callejero, social y pictórico al pueblo. Nos matan o nos callan amenazando así su libre libertad de expresión.

El 9 de noviembre de dos mil veinte, 21:30pm aproximadamente soy detenido por infantes de marina, me suben a un vehículo blanco sin patente. Los marinos tampoco tenían identificación y tenían pasamontañas, sin mostrar su rostro. Recuerdo que eran cuatro hombres más el chófer, desde el momento en que me suben al Avant, comienzan los apremios, con cachetadas en mi cabeza y golpes de puños en mi espalda, entre insultos, gritos y risas me llevan a un sitio donde en el año 1973 asesinaron a muchas personas con la dictadura de Pinochet. Llegan al lugar, me bajan en la mitad del puente quebrada honda. Comienza allí la otra parte y quizás la peor. Recibo golpes nuevamente de puño y pies, me arrodillan y pasan por mi rostro la culata de un fusil. Yo en completo silencio recibiendo todo tipo de apremio, lo más terrible vino luego cuando sentí correr un líquido tibio por mi rostro, no era sudor, era sangre, me habían pegado por la espalda con la luma en mi cabeza, el grado de adrenalina era tanto que no sentí mi cráneo romperse. Luego vinieron las patadas y nuevamente gritos, insultos y risas, terminaron rompiendo mis manos con sus botas.

Nunca pedí perdón ni supliqué para que no siguieran golpeándome, ellos querían escuchar eso, la palabra PERDÓN.

De mi parte solo se escucha un eterno silencio y uno que otro llanto… Pues a esa altura ya no me dolía el cuerpo, me dolía el alma.

Luego veo que uno de ellos sube al vehículo mis bastones. Regresa y entre tres me vuelven a subir a la avant.

Regresan al pueblo y me dicen… : – Tu eres bastante viejo y sabes que en el puente matamos a los comunistas. Desaparecerte habría sido fácil -.

Cuarenta y cinco minutos llenos de odio por parte de ellos y de luchar por la vida, dignidad y libertad de mi parte. Me lanzan de la Avant y me dejan en una plaza pública.

Pasaron los días y decido transformar mi rabia en arte. Creando así la obra que les presento.

Marcos Lucitano
Acerca de Marcos Lucitano 1 Article
Soy de la región Bio Bio, lugar que ha servido de inspiración para desarrollar su trabajo desde hace ya doce años, cultivando mi arte con mayor seriedad y viéndole como un estilo de vida o forma de vivir desde hace seis años.

1 Comentario

  1. Grande hermano Lucitano era momento de soltar tanta injusticia y plasmarla como arte que corre por tus venas para liberar la indignidad que por un libro le corre por las venas de esa represión maldita de este chile.

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*